lunes, 28 de julio de 2014

AMOR POR LO HORTERA EN 22 FACTS: FIESTAS DE PUEBLO

Soy toda una nostálgica. En cuanto tengo ocasión de intentar engañarme a mí misma pensando que todavía tengo dieciséis años, no dudo en intentar recuperar mi recién pasada adolescencia. Charles Dickens dijo que el hombre es un animal de costumbres, y creo firmemente en sus palabras.

Las fiestas del pueblo son la época del año con la que antaño fantaseaba de enero a julio. Residiendo en el seno del mal gusto generalizado, la afición por perder los papeles de la forma más pintoresca posible está a la orden del día. Todo el que tenga pueblo, o se dejase adoptar por uno tras la entrañable campaña de Aquarius, me entenderá. Los entusiastas de estos veraniegos festejos populares, amantes de lo hortera, disfrutamos con este ambiente exótico y en ocasiones algo primitivo. Aunque pasen los años siempre habrá historias cómicas y experiencias al límite de lo absurdo que recordar de esos tres días al año, donde la población en personas supera a las cabezas de ganado de forma excepcional.


1. Suicidio colectivo de las ganas de fiesta a horas de salir por la puerta de casa.

2. Tradiciones nocturnas con primas, hermanas y amigas donde te das cuenta de que llevas años incitando al descontrol.

3. Agradecer que ya no haga falta demostrar lo mayores que somos ante las anteriores garantiza salir con unas cuantas copas de menos para comenzar la primera noche.

4. La maldad es cosa de mujeres.

5. Canciones como La Ramona o La Macarena te hacen ser consciente del poco glamour que tiene irse de fiesta por la plaza del pueblo.

6. Niñas de aproximadamente quince años que perrean buscando semental como si de un capítulo de Jersey Shore se tratase (a lo cutre, claro).

7. Romper las reglas de ir arreglada al nivel del pueblo al segundo día, después de intentar engañarme (en múltiples ocasiones) con el kimono en un look casual sin mucho resultado.

8. Esclavizar a mi mejor amiga como peluquera oficial.

9. Nunca hago fotos, realmente lo intento pero nunca encuentro oportunidad sin sentirme absurda proponiéndolo.

10. Bebiendo Negrita te das cuenta de lo pobre que eres, o de lo poco que te importan las consecuencias.

11. Ya nadie se nos arrodilla para cantarnos "Noche de Sexo" (lo que es un alivio), pero hay algunas cosas que se echan de menos cuando creces.

12. Siempre acabo sola. Para que luego digáis que no soy sociable.

13. Caerse es obligatorio, las rodillas llenas de costras también.

14. Tras la primera noche de copas siempre se llega a la original conclusión de que esa ha sido la peor borrachera de tu vida. Probablemente mi sangre ya haya pasado por el estado de ser una mezcla aguada de ron de mala calidad y Fanta de limón.

15. El exceso de sueño y sustancias hacen que ficción y realidad bailen a un mismo compás a partir de las cuarenta y ocho horas. 

16. Crearme un trauma para el resto de mi vida viendo los fuegos artificiales en mi terraza. 

17. Quedarse dormido más de diez veces al día es posible.

18. Enemigas naturales y desconocidas parciales cuyo eufórico saludo recuerda al que me ofrece mi perro nada más pisar la primera baldosa del pasillo. Al menos mi perro es sincero.

19. A las seis de la mañana el algodón de azúcar no está tan bueno como recordaba. 

20. Encontrarse a gente que llevas siglos sin ver y celebrarlo con más alcohol. Esa es la verdadera esencia de las fiestas.

21. Escribir un libro de Cosas que no debería haber dicho nada más despertar. Normalmente trilogía.

22. Y al tercer día resucitó de entre los muertos.







7 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado la lista de cosas que has hecho! ¡Casi todas son ciertas! Y la foto es muy bonita, las fiestas de mi pueblo tampoco son las que eran antes... de pequeña me lo pasaba mil veces mejor, será por la inocencia de los 8 años..
    ¿Que te parece la idea de seguirnos? Me haría mucha ilusión tenerte entre mis followers.
    Un beso enorme, Eli
    http://entrejoyasydiamantes.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es la inocencia de los ocho años.. Pero bueno, dentro de la nostalgia hay que disfrutarlas :) Yo ya te seguía!
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Hola! oye tenías rato sin publicar verdad? no sabes qué gusto tenerte de regreso por el mundo del blogging, eras una de esas bloggeras que valía la pena leer, así que me encanta leerte de nueva cuenta!

    Y esa lista de cosas uff, me emocionaron! muchas son ciertas (claro algunas adecuadas a mi país México jaja)pero igual por acá escuchábamos la macarena xD

    Te envío un besote, ya no desaparezcas tanto!
    Pablo
    www.fungiexpress.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No me puedo creer que la macarena se escuche en las fiestas tan lejos! Que pena por favor, ya nos podíais recordar por algo mejor.. jaja
      Me ha encantado tu comentario, ¡muchísimas gracias! De momento me tienes aquí para rato :)
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola: tu lista de conductas en las fiestas del pueblo son tal cual las mías... menudas risas y nos divertíamos con poco cosa... el invierno recordábamos lo bien que lo habíamos pasado y suspirábamos porque el tiempo pasara rápido y regresaran las fiestas del verano. Hoy en día ya en plena madurez no puedo entender lo que me gustaban... son horteras, las atracciones cutres, las actuaciones musicales penosas... y todo lo veo negativo pero a las generaciones de nuevas adolescentes este tipo de fiestas les siguen gustando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cosa de ser adolescente supongo.. A mi al final siempre me acaban gustando, en unos años ya no sabré que decirte. Sin duda, horteras son un rato.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Que bueno!!! el post es total, genial de principio a fin!!!
    besos de susana de piñadelys
    http://pinadelys.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar